Lo que debes de saber antes de decidir cambiar tu suelo. Consejos de expertos.

Si has llegado hasta aquí es porque te has decidido a cambiar el suelo de tu casa y necesitas ayuda porque no sabes por dónde empezar.  Vamos al grano.

Lo primero que tiene que saber es que, dentro de nuestro gremio, para interior, existen tres tipos principales de suelos:

SUELOS DE MADERA O NATURALES

Son aquellos que están formados a base de madera o materiales naturales como el bambú.

Los de madera se consideran parquet si su capa superior está formada por una capa de madera noble (la que obtiene de un árbol) de grosor superior o igual a 2,5mm. Lo que va debajo, hasta completar el grosor total, pueden ser maderas menos nobles como pino, chopo o incluso tablero contrachapado o incluso DM de alta densidad o HDF. Pueden venir acabados de fábrica (barnizados, aceitados o encerados) o en crudo para personalizarlo e incluso cambiarlos de color.

Los suelos de bambú se obtienen a través de una herbácea y no de un árbol, por lo que no es madera y no se puede considerar parquet pero si es un producto natural, leñoso y más sostenible. Tienes más info en el artículo titulado: Suelos de bambú: La opción sostenible

No profundizaré porque tenemos bastantes artículos al respecto.

SUELOS LAMINADOS (TARIMA FLOTANTE)

Los suelos laminados, también llamados de forma errónea tarima flotante, parquet laminado o tarima laminada, son aquellos formados por tablero de fibras de madera de DM o de alta densidad HDF, recubiertos por un papel melamínico con una impresión que imita a la madera más o menos acertada y encima de este un recubrimiento con micropartículas de corindón; dependiendo de la densidad del mismo, su resistencia al desgaste será mayor y así encontraremos la denominación AC3, AC4, AC5 e incluso AC6. En este post tenéis más info al respecto.

SUELO VINÍLICOS O DE VINILO O DE PVC

Son un tipo de suelo sintético que imitan también a la madera o incluso a otro tipo de materiales como puede ser la cerámica, que por su propia composición son resistentes al agua 100% y permiten colocar grandes superficies sin cortes ni juntas de transición. 
Los hay en piezas tipo losetas, lamas o en rollo que van pegados a la solera, que son los que se colocan en hospitales, escuelas, centros oficiales…etc.
Los de lamas o losetas,  normalmente vienen para colocar en instalación flotante y suelen imitar mucho mejor a la madera. Los hay autoadhesivos, pero esos no los recomiendo.
Últimamente han surgido un nuevo tipo que son los rígidos o SPC, con un mejor comportamiento a las altas temperaturas y las dilataciones.
Tienes más info sobre este tipo de pavimentos en los siguientes artículos:
Qué es un suelo vinílico o de PVC. Suelos aptos para baños y cocinas.
Qué es un suelo vinílico rígido o SPC.
 
suelo vinílico Huelva Sevilla

LO QUE DEBES DE TENER MUY EN CUENTA

– Cada suelo tiene una forma en la que va instalado sobre la solería o solera actual; los suelos de madera pueden ir pegados, clavados o incluso flotantes (sin pegar a la solera y con un aislante intermedio), en el caso de los multicapas. Los suelos laminados van flotantes. Los vinílicos y los de pvc pueden ir flotantes o pegados, dependiendo del fabricante.

-Dependiendo de la solera que tengas, quizás tengas que hacer arreglos o mejoras en la misma para recibir el mismo suelo, especialmente si es pegado.

-La solera debe de estar seca, sin humedades, plana, firme, limpia y con consistencia

-El resto de gremios como son: albañiles, escayolistas, pintores, electricistas..etc, deben de terminado sus trabajos. Si acaso, el carpintero para poner las puertas y el pintor para dar una última mano de pintura, serán los que vengan después, siempre protegiendo adecuadamente el suelo.

-Los cerramientos como son ventanas y puertas al exterior deben de estar colocados.

-Si conservas las puertas actuales, es necesarios cortarlas/cepillarlas y cortar los marcos y las jambas/tapajuntas para meter el pavimento por debajo. Hay máquinas para cortar las jambas y los marcos sin tener que desmontarlos.

-Los muebles, en caso de haberlos, hay que moverlos y deben de estar vaciarlos

-Si lo colocas en la cocina, especialmente en instalación flotante y si es suelo laminado, los muebles de cocina se colocarán antes y luego el suelo, para permitir los movimientos del pavimento.

-Si la cocina ya existe, el zócalo que va por debajo debe de ser retirado, cortado, para luego colocarlo una vez puesto el suelo nuevo. La sensación será que los muebles de cocina descansan sobre el pavimento.

-En los baños, los sanitarios (wc, bidé y lavabo) serán retirados. Queda mejor que recortado alrededor.

-En suelos colocados de manera flotante, dependiendo del fabricante, es necesario colocar juntas cada cierto número de metros a lo largo y a lo ancho, en puertas de paso e incluso en la entrada de baños y cocina, aunque lleve el mismo suelo. En pegados no es necesario. Algunos las consideran antiestéticas.

-No coloques suelos muy baratos de grandes centros de bricolaje. No al menos si quieres que te duren, pues no suelen aguantar ni un simple derrame.

-Ten en cuenta que el suelo es de lo que más vas a utilizar en casa pues, desde que entras hasta que sales, lo tienes que pisar.

-Elige siempre profesionales especialistas. Huye de empresas que hacen de todo. El boca a boca, las referencias de amigos y conocidos así como las opiniones de otros clientes en internet, pueden ayudarte.

-No creas a nadie que te diga que la madera es peor, delicada o que es mejor un suelo laminado o vinílico. Depende de tu caso, de tus necesidades o incluso de tu presupuesto. No hay un suelo mejor que otro. No descartes la madera.

Si tienes alguna duda, pregunta o opinión, no dudes en dejarla en comentarios. La responderemos lo antes que podamos. ¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.