Cómo desinfectar un suelo de parquet, laminado o vinílico del Coronavirus Covid-19

 

Quién nos iba a decir hace tan solo un mes que, lo que se veía lejano en China, nos iba a afectar con toda la virulencia en nuestro país.
Todo lo que nos está pasando a raíz de la pandemia del Coronavirus Covid-19, nos va a servir para valorar mejor nuestra relación con los demás, suponiendo un cambio brutal en las relaciones personales, así como en los hábitos de limpieza personal y de nuestro hogar.
Como son muchas las consultas que recibo acerca de cómo desinfectar nuestro suelo de parquet, tarima, laminado o vinílico, he decidido hacer este post al respecto.
Según las autoridades sanitarias, el jabón es nuestro aliado más eficaz para luchar contra este virus.
El jabón está hecho de unas moléculas compuestas por dos partes:
– Una parte hidrofílica que se enlaza fácilmente con el agua.
– Una parte hidrofóbica, en forma de alfiler, que repele el agua y prefiere acercarse a aceites y grasas.
El Coronavirus Covid-19 está rodeado por una membrana de lípidos (grasa). Esta membrana, a su vez, está cubierta con proteínas que le permiten infectar otras células y realizar tareas vitales que le permiten sobrevivir.
Si te lavas las manos o cualquier objeto o superficie con jabón y agua, la parte hidrofóbica del jabón, repele el agua y, en el proceso, se acerca rompiendo la cobertura de lípidos del virus, lo destruye y facilita su eliminación.

 

COMO DESINFECTAR NUESTRO SUELO 
 
Tanto si nuestro suelo es de madera, laminado o vinílico, debemos tener en cuenta que son superficies un poco más delicadas ante ciertos productos más agresivos como la lejía, que si bien es un estupendo desinfectante, a la larga puede deteriorar la capa protectora de nuestro pavimento.
Proceso de limpieza y desinfección:
1. Llenar un cubo de fregona con agua entre caliente y templada (no hirviendo).
2. Diluir un producto jabonoso específico, según el tipo de suelo, tal y como Devalim (suelos de parquet) o Devalam (laminados y vinílicos). En este caso, uno o dos tapones.
3. Pasar la fregona escurrida hasta donde lleguemos.
4. Esperar unos segundos, enjuagar la fregona y volver a pasarla.
5. Dejar abiertas ventanas para airear.
Es importante utilizar un cubo por cada una o dos estancias, no limpiar más de una o dos veces por semana siguiendo este método, si el suelo de madera o laminado, y evitar mojar los días que el tiempo esté húmedo.
Esperamos que estos consejos sirvan como granito de arena para ganar la batalla. No olvides seguir las instrucciones de las autoridades y aprovechar para disfrutar de la familia. ¡Hasta pronto!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *